Compromiso: requiere de dos

por Aileen Gibb | Conversacionalista - Master Coach - Autor - Tedx Speaker, Inspired Future

IMG2ENGEngagement.png

Como coaches, sabemos la importancia vital de la escucha comprometida. Y enfatizo mi comentario en ser comprometido. Para mí, esta es una práctica activa y de por vida, una práctica de enfocar conscientemente mi atención no solo en lo que la otra persona está diciendo, sino también en lo que él o ella puede sentir, experimentar, detectar, resistir, lo que le molesta o le frustra. Es solo a través de la escucha activa consciente y comprometida que podemos discernir todas las capas de experiencia que se muestran dentro de la conversación. El verdadero compromiso se convierte en un verbo activo que llama a ambas partes a participar y a estar completamente presentes ante lo que quiere aparecer en el espacio de conversación.

El compromiso de los empleados se ha convertido en un foco para muchas organizaciones. Sin embargo, nunca escuchamos encuestas sobre el compromiso de los líderes, ¿verdad? ¿Qué pasa si los líderes fueran calificados sobre cuán activa y comprometidamente se relacionan con su gente? ¿Cómo se clasificarían ellos mismos en medio de las ocupadas demandas de su rol de liderazgo?

Jennifer es una joven encantadora que había sido nuestra gerente en el banco por más de cinco años. Como cliente, la habría considerado involucrada y comprometida en su rol. Fue un placer tratar con ella. Me sorprendió no sólo escuchar que había renunciado debido al estrés que implicaba su puesto, sino también escuchar que cuando entregó su renuncia no recibió noticias de la oficina central durante cinco semanas. Mientras ella nos había cuidado, nadie parecía haber estado poniendo atención en ella o mostrado alguna inclinación a comprometerse con lo que la había empujado hasta el punto de su renuncia. Creo recordar, que esa misma gran institución publicó estadísticas de compromiso de los empleados "bastante aceptables".

En otra compañía, el gerente de nivel medio Joe reveló que su líder, en una ocasión, no se había presentado a su evaluación de desempeño individual, simplemente lo había olvidado, y que en otra ocasión dicha evaluación la realizó por teléfono en cinco minutos diciéndole "si no tienes nada importante de que hablar podemos hacer tu evaluación el mes próximo, ya que estoy muy ocupado". Sobra decir que Joe se quedó cuestionando su propio valor como empleado ya que su líder dos veces seguidas no quiso comprometerse completamente o hacer tiempo para él. Sospecho que, el líder, se habría calificado a sí mismo como el menos comprometido en la encuesta anual.

Por el contrario, estoy constantemente impresionado con John, que lidera una empresa de tecnología de alto nivel y que tiene como una de sus principales prioridades, uno a uno con cada miembro de su equipo de administración. Él sabe que al participar en una conversación dedicada con ellos, escucha lo que necesitan de él y puede participar plenamente en lo que funciona o no funciona de manera efectiva en todo su equipo. Bill no necesita una encuesta para confirmar si su equipo está comprometido. Él lo ve y lo oye por sí mismo.

Los líderes y tomadores de decisiones podrían beneficiarse enormemente con apreciación, comprensión y práctica activa de los matices de la escucha comprometida, tal como los hemos llegado a conocer a través de nuestra tercera Maestría de la IAC®. Las personas se relacionarán naturalmente con usted cuando si se sienten escuchadas, verdaderamente escuchadas, y cuando experimenten a un líder que se relaciona con ellas y con sus necesidades. Cuando, en los momentos mágicos del coaching, el cliente ha experimentado una gran conversación, es indudable que tanto el coach como el cliente han estado presentes y se han comprometido entre sí y con las posibilidades que la conversación ha revelado. Ha sido una experiencia activa de doble sentido: el coach se comprometerá plenamente con las necesidades, los deseos y los desafíos del cliente, y el cliente se comprometerá plenamente con las preguntas formuladas por el coach, con sus propias reflexiones y con la autocomprensión más profunda que encuentra en sus respuestas.

El verdadero compromiso es más que un concepto para ser encuestado, medido y convertido en un conjunto de estadísticas o en un informe anual. Es una práctica esencial para todos los líderes que deseen inspirar e inspirarse en la experiencia mutua de las personas que trabajan en equipo, que aprenden unas de otras y que se adentran en los niveles de posibilidad que pueden crear para sí mismos, para los demás y para su organización.

Al igual que el compromiso de toda la vida que se realiza cuando dos personas eligen mutuamente crear un futuro juntos, el verdadero compromiso requiere de dos.

Aileen_Gibb_VOICe.png

Aileen Gibb: “Mi trabajo me ha llevado por todo el mundo y ha tenido conversaciones con personas de diferentes nacionalidades, culturas y organizaciones. Dondequiera que he ido, el poder de la conversación real, basado en la escucha intencional y el cuestionamiento ilustrado, ha sido bien recibido. Es una pieza central de nuestra humanidad para crear el espacio para conversaciones que sean importantes y para crear una conexión y un significado con los miembros de nuestra familia, nuestro negocio y nuestras comunidades. . Mi último libro es Haciendo grandes preguntas, un compañero esencial para todos los líderes. Iniciar una conversación conmigo en www.aileengibb.com "